La quiropráctica es una ciencia muy segura para toda la población ya que hay diferentes técnicas según la edad y circunstancia de cada paciente; aunque las razones más comunes por las que nos visitan en la consulta suelen incluir síntomas como dolores de cabeza, dolor lumbar, ciática, hernias discales, mareos, dolores cervicales, etc. Muchos pacientes solicitan de nuestros servicios para prevenir u optimizar el funcionamiento de su cuerpo y mejorar su salud.

EMBARAZADAS

Durante los nueve meses de gestación, ocurren grandes cambios en el cuerpo de la mujer; estructurales, hormonales y emocionales. Estos cambios tienen el objetivo, no solamente del desarrollo del bebé, sino también de la preparación al parto. Para ello el cuerpo comienza a producir una hormona que hace que los ligamentos se relajen y la pelvis comience a ensancharse poco a poco. Muchas veces estos cambios provocan un agravo de dolores o mala alineación del cuerpo, ya presente antes del embarazo. Con la quiropráctica nos centramos en la corrección de cualquier desviación pélvica para favorecer el espacio y desarrollo del bebé así como mejorar el funcionamiento de la columna de la madre. Muchos de los problemas con los que acuden las embarazadas a la consulta son ciáticas, incapacidad de dormir, dolor lumbar, dolores de cabeza, pubalgia y ardores, síntomas comunes durante la gestación.

BEBÉS Y NIÑOS

La mayoría de los padres llevan los niños al dentista para revisiones periódicas y entienden la importancia del cuidado dental; sin embargo, no se percatan en la necesidad de revisar su columna vertebral. En ella alberga el desarrollo del sistema nervioso y el óptimo crecimiento de los más pequeños; asi como la verdadera prevención.

Las primeras subluxaciones vertebrales se suelen producir durante el parto. Es frecuente que entre los bebés que visitamos, encontremos subluxación de la primera vértebra cervical y bloqueo del movimiento occipital. Posiblemente esto sea debido al trauma de nacimiento.

Alguna de las señales que indican que el sistema nervioso de los pequeños no está funcionando correctamente son:

  • Posicionar la cabeza siempre del mismo lado porque tienen dificultad en girar hacia el otro.
  • Llorar desconsoladamente cuando se les cambia la posición de mamar, se los apoya en e cambiador o se les deja en la cuna.
  • No tener fuerza para succionar, se cansan rápidamente y maman poco. Enseguida tienen hambre y lloran de nuevo.
  • Suelen dormir poco, están irritables y ‘nerviosos’ muy a menudo.
  • Lanzan la cabeza hacia atrás en un intento instintivo de desbloquear el cuello.

Las técnicas utilizadas con los bebes y niños estás siempre adaptadas especialmente a la edad y condición del bebé, son enormemente seguras y eficaces.

DEPORTISTAS

El deporte de alto rendimiento requiere un esfuerzo y desgaste físico que el cuerpo tiene que saber responder y recuperarse para evitar cualquier tipo de lesión.

Nos solemos encontrar con dos tipos de pacientes:

Los deportistas de alto rendimiento, los cuales entrenan a diario y llevan sus cuerpos al límite. En estos casos, nuestro principal enfoque es el análisis de la actividad en concreto que realice para poder así adaptar nuestro cuidado y aumentar la capacidad de adaptación de su cuerpo.

El segundo tipo de pacientes suelen ser lo que llamamos “weekened warriors”, personas con agendas muy apretadas que sólo pueden dedicar al deporte los fines de semana, lo que implica que normalmente pasan de estar 4 o 5 días a la semana sedentarios para luego poner su cuerpo a prueba. En estos casos, nos centramos en encontrar un buen equilibrio en el cuerpo para que cuando llegue el fin de semana puedan afrontar estos cambios en la actividad.

Recientes investigaciones concluyen que no es la fuerza, ni la flexibilidad lo que evita las lesiones en deportistas, sino el control del movimiento. Tanto si eres un deportista de alto rendimiento como un aficionado de fin de semana, es el control en lo que siempre nos enfocaremos en potenciar, esto lo hacemos a través de la estimulación del sistema nervioso, que ayuda a activar los músculos de forma correcta y temprana para que así sean capaces de reaccionar a tiempo cuando se lo pidan, generando mayor resiliencia en el cuerpo.

TERCERA EDAD

A medida que vamos envejeciendo nos vamos encontrando nuevos retos, por eso es durante esta época el mejor momento para mantenerse lo más activo posible y así aumentar la calidad de vida a los años.

Un estudio realizado por Rand Corporation en 1996, en el que tomaron a 75 ancianos de una residencia, compara la evolución tras el tratamiento quiropráctico con otros pacientes de las mismas características como grupo control. Se encontraron que los pacientes de quiropráctica recibieron los siguientes beneficios:

  • Disminuye los síntomas
  • Mejora la calidad de vida
  • Reduce las necesidades de medicación y hospitalización
  • Disminuye las enfermedades crónicas
  • Ayuda a mantener la activad y autonomía